Premio Nobel alerta sobre la situación del mercado de la vivienda

Premio Nobel alerta sobre la situación del mercado de la vivienda

El premio Nobel y profesor de economía de Yale, Robert Shiller, afirmó que el mercado de la vivienda es convulso pero que no ve señales de un colapso como el que sacudió al mercado inmobiliario hace una década.

“Desde 2012, el mercado se está dirigiendo a un sobrecalentamiento debido al aumento de los precios que lleva experimentando desde hace casi seis años. Todo parece indicar que sigue aumentando”.

Las solicitudes semanales de hipotecas cayeron un 4,9 % la semana pasada y las solicitudes en general han caído un 12 % en comparación con el año anterior. Incluso con unas de las tasas de interés más bajas históricamente, los potenciales compradores de viviendas se están retirando debido al elevado precio del mercado.

El índice S&P CoreLogic Case-Shiller que supervisa los precios de las casas en 20 ciudades de Estados Unidos registró una ganancia anual de 6,4 % en abril, lo cual representa un 0,1 % menos que el mes anterior. Esto indica una ligera desaceleración en el aumento de los precios de las viviendas.

“Ha estado sucediendo desde 2012. Los precios de las viviendas bajaron mucho, pero están volviendo a subir”.

A pesar de que los precios han alcanzado niveles récord, Shiller afirmó que todavía no le preocupa que se esté gestando una burbuja.

“Me gusta hablar en términos concretos. En términos nominales… Hemos superado 2006, que fue cuando se produjo el pico. Pero en lo que respecta a las cifras reales, todavía estamos bastante por debajo del pico de 2006. No creo que hayamos alcanzado el mismo nivel de entusiasmo”.

Los valores y derivados respaldados por hipotecas exacerbaron la crisis del sector inmobiliario. Shiller piensa que el escenario ha cambiado positivamente, sobre todo por el temor a repetir los errores del pasado.

“Creo que los bancos se han vuelto más prudentes. Todavía recuerdan la crisis. Y no vemos tanta bursatilización. En aquel momento el problema no se debió únicamente a la bursatilización, que es un concepto venerable en las finanzas, sino a la calificación inapropiada de esos valores y, en algunos casos, a un comportamiento inferior al de los bursatilizados. Por eso, creo que ahora estamos en una situación mejor”, puntualizó.

“Quizá recuerdes la locura del 2006 y sus consecuencias desafortunadas. No deberíamos asumir que va a pasar de nuevo. Pero podría volver a ocurrir. Las expectativas no son tan extravagantes como hace 10 años, por lo que parece que aún hay margen para seguir avanzando”.

Share