ARTICULO: Ladrones trabajan todo el año para estafar contribuyentes

ARTICULO: Ladrones trabajan todo el año para estafar contribuyentes

Washington, D.C., Agosto 5, 2020.- Este es el segundo de dos consejos tributarios que exploran la lista de estafas de la Docena Sucia del IRS. Las estafas tributarias tienden a aumentar durante la temporada de impuestos o durante tiempos de crisis. Los estafadores usan la pandemia de COVID-19 para intentar robar dinero e información de los contribuyentes.

Los estafadores deben tener cuidado con estas estafas.

Estafadores buscan a personas con dominio limitado del inglés: Las personas que se hacen pasar como empleados del IRS y otros estafadores se dirigen a grupos con dominio limitado del inglés. A menudo, estas estafas son de naturaleza amenazante. Las estafas telefónicas representan una amenaza mayor a personas con acceso limitado a información, que incluye a personas que no se sienten completamente cómodos con el idioma inglés.

Una estafa que sigue siendo común es la de llamadas telefónicas fraudulentas en las que estafadores se hacen pasar por el IRS. En estos casos, el contribuyente recibe amenazas de encarcelamiento, deportación o renvocación de licencia. Inmigrantes recién llegados a menudo son los más vulnerables a estas estafas. Ellos deben ignorar estas amenazas y no hablar con los estafadores.

Preparadores de impuestos deshonestos: Los contribuyentes deben evitar a los llamados preparadores «fantasmas» que exponen a sus clientes a graves errores en la presentación, así como a fraude tributario y riesgo de perder sus reembolsos. Los preparadores «fantasmas» no firman las declaraciones de impuestos que preparan para los contribuyentes. Ellos podrían imprimir la declaración y decirle al contribuyente que la firme y la envíé por correo al IRS. Para las declaraciones presentadas electrónicamente, el preparador «fantasma» la preparara, pero no firmara digitalmente como preparador pagado.

Con muchos profesionales de impuestos afectados por COVID-19 y las ubicaciones de sus oficinas potencialmente cerradas, los contribuyentes deben tener especial cuidado al seleccionar un preparador de impuestos creíble.

«Fábricas» de ofrecimientos de transacción: Los contribuyentes deben tener cuidado con empresas engañosas de resolución de deudas tributarias que pueden exagerar las posibilidades de liquidar deudas tributarias por «centavos de dólar» a través de un Ofrecimiento de transacción (OIC). Las compañías inescrupulosas sobrevenden el programa a candidatos no calificados para que puedan cobrar una tarifa considerable a los contribuyentes que ya luchan con la deuda.

Estas estafas comúnmente se denominan «fabricas» de OIC, que generan una amplia red para los contribuyentes, les cobran tarifas costosas y producen solicitudes para un programa para el que es poco probable que califiquen.

Pagos falsos con demandas de repago: Los delincuentes robarán la identidad del contribuyente y la información de la cuenta bancaria. Luego el estafador presentará una declaración de impuestos falsa y hará que el reembolso se deposite en la cuenta corriente o de ahorros del contribuyente. Una vez que el depósito directo llega a la cuenta bancaria del contribuyente, el estafador lo llama y se hace pasar por un empleado del IRS. Se le informa al contribuyente que hubo un error y que el IRS necesita que se le devuelva el dinero de inmediato o se generarán multas e intereses.

Se le dice al contribuyente que compre tarjetas de regalo específicas por el monto del reembolso.

Estafas de nómina y de recursos humanos: Los profesionales de impuestos, empleadores y contribuyentes deben estar en guardia contra el phishing diseñado para robar el Formulario W-2 y otra información tributaria. Estos son Emails Empresariales Comprometidos (BEC) o Estafas de Emails Empresariales (BES). Estas estafas usan una variedad de tácticas para incluir solicitudes de transferencias electrónicas, pagos de facturas falsas y usar lo que parece ser un documento legitimo del IRS para ayudar a convencer a la víctima.

Ransomware: Este es un software malicioso que el usuario suele descargar después de hacer clic en un archivo adjunto malicioso que cifra sus datos y los hace inaccesibles. El algunos casos, las redes informáticas enteras pueden verse afectadas negativamente. El IRS y sus socios de la Cumbre de Seguridad aconsejan a los profesionales de impuestos a que usen la función gratuita de autenticación de múltiples factores que se ofrecen en los productos de software de preparación de impuestos.

Share