ARTICULO: El rendimiento laboral público

ARTICULO: El rendimiento laboral público

Por: Lic. Félix Santana García
[email protected]
Economista, Profesor Universitario
Para «El Mundo de la Politica», «Dominicana Exterior», y
demas Multimedios de The Ballester Media Group, Inc.

El sector público de la República Dominicana caracterizado por una nómina supernumeraria debido a duplicidades de instituciones, funciones y puestos producto del clientelismo político, canonjías o prebendas, tráfico de influencias entre otros. Aberraciones que convierten al Estado en un aparato atrofiado en lo financiero y en el rendimiento laboral.

Si se analizan las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (Foda) del aparato estatal se encontrarán que las debilidades del sector público sobrepasan por mucho a las del sector privado y tercer sector (instituciones no gubernamentales o sin fines de lucro).

Si bien es cierto que el Estado tiene entre sus funciones básicas ofrecer un servicio público, facilitar el desenvolvimiento de las actividades privadas y proporcionar equilibrio social, no menos cierto es que no está llamado a resolver el universo de los problemas laborales de un país.

Con motivo de instalarse las nuevas autoridades gubernamentales electas el próximo 16 de agosto del presente año 2020, se leen en algunos medios de prensa comentarios sobre posibles cancelaciones masivas en el tren gubernamental, muchos de los cuales provenientes de personas relacionadas a las actuales autoridades que han de salir en la fecha anteriormente indicada.

Esto así ya que las autoridades a despedirse próximamente se encargaron de llenar las nóminas regulares de personas innecesarias sino también crearon nóminas y nominillas parasitarias o de personas sin ninguna función o botellas o botellones, personal en horarios de trabajo extras injustificados y muchas veces de dos o tres trabajos durante el día sin que se justifiquen tales nombramientos.

Todo lo anterior solo para satisfacer a personas afectas al partido gobernante ya que las actuales autoridades fueron incompetentes en estimular la creación de nuevas plazas de trabajo en el sector privado para que este fuese recipientes de gran parte de la mano de obra ociosa existente en el país.

Disminuir el desempleo de un país no es llenar el Aparato Estatal de todas las personas en búsqueda de trabajo (PEA) sino proporcionar las condiciones favorables para que se creen nuevas plazas de trabajo en el sector privado cosa que las autoridades salientes no proporcionaron.

Ahora, como las nuevas autoridades entrantes, hablan de cumplir el programa de gobierno que le ofertaron al país concerniente a eficientizar las operaciones del Estado las personas ligadas al actual estado de cosas elevan sus voces sensacionalistas o de alarmas al denunciar que las autoridades entrantes dejarían cesantes a muchos empleados públicos.

Por lo que estas deben tener sumo cuidado de no causar cancelaciones masivas ya que hay que respetar en muchos casos a empleados beneficiados con la Ley No. 41-08, Carrera Administrativa.

Al hacer tales pronunciamientos no lo hacen en defensa de los empleados que hoy cumplen con la ley y desempeñan una labor justificada, lo hacen con el fin de ejercer presión o crearles problemas sociales a las próximas autoridades e inclusive en búsqueda de que se mantengan en nóminas a personas innecesarias relacionadas a los denunciantes.

A medida que las empresas se acogen a los cambios tecnológicos, científicos y de mercado que se dan en su entorno ellas deben ir eficientizando sus operaciones y resultados.

Lo anterior conlleva cambios de mentalidad de sus ejecutivos y empleados y por supuesto implica reducción de trabajadores ya que la nueva tecnología lleva a las empresas hacerse más productivas o efectivas al producir más con igual o menos costos y gastos de mano de obra directa.

Hoy en día se hace más común que muchas instituciones además de formular, ejecutar y controlar sus presupuestos, implantan sistemas de comunicación y contabilidad y hacen uso de una herramienta de gestión denominada Cuadro de Mando Integral o Balanced Scorecard.

Dicho sistema permite diseñar un conjunto de medidas para las actividades elegidas las que serán motores de las empresas.

La gerencia de una organización que solo presta atención a los indicadores financieros están destinadas al fracaso, ya que los mismos solo informan sobre una parte importante de la organización pero no sobre el clima laboral, satisfacción de sus clientes, calidad de sus productos, servicios, la distribución y entrega de los mismos.

La clave para lograr la implementación de una estrategia está en involucrar a todos los que inciden en ella, hacerlos sentir comprometidos y alineados con la misma.

La parte vital en este proceso es transmitir a todos: la misión, visión, objetivos, estrategias, valores y principios de la organización para que cada uno de los involucrados tenga la capacidad de comprender para qué está en la organización y qué resultados se espera que aporten para el logro de los objetivos y metas.

De esta manera trabajarán y aportarán en forma proactiva y no reactiva.

De manera que con ésta y otras herramientas de gestión aplicadas en las instituciones públicas y privadas y del tercer sector se alcanzarán los resultados esperados.

Es de todos sabido que en pocos días una nueva gestión gubernamental se inaugurará y se espera que convierta el Estado en un aparato moderno, eficiente y efectivo que rendirá los resultados a favor de toda la nación.

Como parte de la eficiencia y efectividad es menester revisar el Presupuesto General del Estado para excluir rubros de servicios personales, dietas, refrigerios, materiales gastables, publicidad, subsidios y transferencias no prioritarios.

Sin dudas ese es el interés programático del Lic. Luis Abinader Corona, presidente electo de la nación dominicana con lo que estaría cumpliendo con las leyes adjetivas, la constitución de la República y haría más eficiente e institucional el Estado Dominicano.

Share