Revisión anual de la banca mundial 2020: una prueba de resiliencia

Revisión anual de la banca mundial 2020: una prueba de resiliencia

La décima edición de la Revisión anual de banca global de McKinsey 2020, ofrece una variedad de posibles respuestas ante la crisis actual favorables para la industria bancaria global, algunas de las cuales son quizás sorprendentemente esperanzadoras.

Según informe, los bancos, como otros sectores de la economía, pueden enfrentar un invierno frio por delante, pero existe la promesa de un deshielo. Es el momento adecuado para que los bancos afirmen su doble papel como fuentes de estabilidad frente a la agitación de la pandemia y como faros para las sociedades y comunidades a las que sirven en un mundo posterior al Covid-19. Deben actuar porque tienen un papel crucial que desempeñar en el trabajo para restaurar y mantener los medios de vida en sus comunidades.

La investigación de McKinsey estima que, en los meses y años venideros, la pandemia presentará un problema de dos etapas para los bancos. Primero vendrán pérdidas crediticias severas, probablemente hasta fines de 2021; donde se espera que sobrevivan casi todos los bancos y sistemas bancarios. Posteriormente, en medio de una recuperación global moderada los bancos enfrentaran un desafío profundo para las operaciones en curso que pueden persistir más allá de 2024. Dependiendo del escenario, de $1.5 billones a $4.7 billones en ingresos acumulados podrían perderse entre 2020 y 2024. En nuestro escenario base. Se perderán $ 3.7 billones de ingresos en cinco

anos, el equivalente a mas de medio ano de ingresos de la industria que nunca volverán a aparecer.

De igual manera el informe ofrece algunas ideas que podrían ayudar a los bancos a reparar su economía a corto plazo y prepararse para el mundo pospandémico.

Share